Prevención Cardiovascular

El aumento de los lípidos plasmáticos, raramente produce síntomas o signos físicos en quién lo padece hasta que aparecen las patologías de la ateroesclerosis o de la pancreatitis. 

Por ello el diagnóstico debe realizarse haciendo análisis de sangre a la población que tenga riesgo de presentar dislipemia, como son los enfermos, sus familiares de primer grado que padezcan cardiopatía isquémica y otras enfermedades a edades tempranas.

 

Además también deberían someterse aun control los familiares de enfermos con dislipemia familiar, ya que todos ellos entrarían en la estrategia de alto riesgo.

También se deben aprovechar los análisis de sangre que se solicitan por cualquier motivo en la consulta médica para valorar los niveles de lípidos. Es decir, la denominada estrategia oportunista.

Indicaciones del tratamiento y objetivos terapéuticos en Prevención Primaria .

Los mismos se basan en los resultados de los grandes ensayos de tratamiento hipolipemiante ( reductor del nivel de lípidos ) que se han realizado en ésta población .

Indicaciones y objetivos del tratamiento
Se considera hipercolesterolemia a efectos de intervención médica, a las cifras de colesterol total y C-LDL superiores a 200 y 130 mg/dl respectivamente

Factores de riesgo coronarios del colesterol LDL alto

Factores positivos:

  • Edad y sexo: hombres mayores de 45 años y mujeres postmenopaúsicas.
  • Hipertensión arterial , aunque esté tratada
  • Consumo de tabaco, Diabetes mellitus, antecedentes de cardiopatía isquémicas u otras enfermedades cardiovasculares prematuras en familiares de primer grado ( en menores de 55 años en hombres y en menores de 65 años en mujeres), colesterol HDL bajo; por debajo de 35 mg/dl.

Factores negativos:

  • Colesterol HDL alto: superior a 60 mg/dl
  • La indicación de intervención al inicio del tratamiento se debe tener en cuenta las cifras de colesterol LDL y del colesterol HDL
  • En cualquier caso, la introducción de fármacos se hará tras un período de 6 a 9 meses de seguimiento, en los que se hayan recomendado cambios en la dieta y en el estilo de vida.