Es la guerra que florece

Soñar un bosque

soñar posibilidades

crecer, extasiar sensaciones

por un mundo,

pensar, traer, idear...

Es octubre, es el sol y

la tierra.

Son los pétalos

a flor de piel,

son las armas de la paz,

son nuestras propias almas.

Ahora la guerra es primavera

y lo frío es cálido

ya no corta ni apuñala

apenas una brisa fresca

de nostalgia,

apenas el comienzo

de una nueva etapa.


Melisa Fernández

 

 

 

 

Arcimboldo, Giuseppe (1573) Primavera