Imprimir esta página

India

El equipo de la web me pidió que escribiera algo para el blog de viajes y me encuentro ante la extraña situación que tengo mil cosas para contar pero me resulta muy difícil escribir. A mi me gusta charlar, empiezo a hablar de este viaje y no paro, pero escribir no es lo mismo, de todas las experiencias vividas cuál cuento? Cómo transmitir el montón de emociones, imágenes, situaciones, diálogos que me sacudieron?

 

Había leído bastante de India antes de ir, había conversado con amigos que fueron, sin embargo por más que te lo cuenten, vivirlo es diferente.

Me fui sabiendo que son 1250 millones de personas....
Pero impacta la cantidad de gente. Ellos son muchos muchos muchos en todos todos lados.
Al ser tantos ellos parece que no hubiera casi turistas. Te hacen sentir como bichos raros además, nos pedían para sacarse fotos con nosotros, y para colmo te sacabas la foto con uno y venían más y no paraban de pedirte fotos.
Ves un montón de personas por ejemplo tirando basura y me preguntaba cómo educar a tantas personas... donde casi el 40% no recibió educación.

Me fui sabiendo que India es el país de los colores...
Sin embargo no dejaba de maravillarme ante los saris que usan las mujeres, los polvos de colores que usan para las festividades. Era increíble verlos una semana después de Holi y que algunos siguieran manchados.

Me fui sabiendo que las vacas andan por todos lados...
Pero no dejaba de sorprenderme verlas tratando de entrar a una librería, o salir de un parador de la playa sin que nadie dijera ni una palabra. Me llamaba la atención que estuvieran en las calles o rutas y ni se inmutaran al pasarle autos a centímetros.

Me fui sabiendo que es un país donde hay mucha pobreza...
Sin embargo no podía evitar que se me partiera el alma al ver a una mamá con un bebé recién nacido durmiendo en la vereda, ver muchísima gente pidiendo, ver tantos niños trabajando.

Me fui sabiendo que era un país muy religioso...
Pero me resultó extraño cruzarnos con un chico que no creía en ninguna religión y nos contaba que no conseguía pareja porque todas son muy religiosas. Y también me resultó extraño que un hombre estuviera apenado por estar solo porque su hermana no le conseguía a alguien de su misma casta para presentarle.

Me fui sabiendo que creían en la reencarnación...
Sin embargo me sorprendió que hablaran de próximas vidas con total naturalidad, al punto de recibir alguna propuesta para vidas siguientes.

Me fui sabiendo que a India la amabas o la odiabas...
Pasé algunos momentos estresantes, me pregunté cómo llegamos a parar a ciertos lugares.
Sin embargo India te ofrece a cada minuto ese choque cultural que te sorprende.
Pila de situaciones te obligan a hacer el ejercicio de ponerte del lado del otro y tratar de entender algo que en tu entorno sería incomprensible.

Viajar tiene eso... Mirar un poco más de cerca otras realidades y además apreciar lo que te toca, en esta vida por lo menos ;)

 

Leticia Obregón